Convicciones y conveniencias

Bajo el título "Convicciones y conveniencias. Profesiones sanitarias y relaciones de poder", el sociólogo español Juan F. Hernández Yáñez, autor entre otras obras de “Propuesta de organización corporativa de la profesión médica” (2007) y “La enfermería frente al espejo. Mitos y realidades” (2010; ambas, Fundación Alternativas), publica el próximo día 25 de junio su nuevo libro sobre el profesionalismo sanitario.

No se trata de un libro convencional. Como dice en el prólogo el profesor José R. Repullo, “no lo organiza con las estructuras expositivas al uso, sino que va trazando un ingenioso tapiz de reflexiones, que acaban componiendo un cuadro impresionista: al alejarnos vamos percibiendo una rica imagen de cuestionamiento del mundo profesional y organizativo de la sanidad, y emerge la mirada apasionada y compasiva que evidencia su compromiso con el sector sanitario y con la sanidad pública en la cual ha trabajado buena parte de su vida.”

Por sorprendente que resulte, teniendo en cuenta que las profesiones sanitarias son al recurso y activo básicos de los modernos servicios de salud, el libro viene a llenar un clamoroso vacío dentro del pensamiento y la literatura española (y en buena medida, en español) sobre la sanidad y los sistemas sanitarios. Más allá de vaguedades o proclamas de parte, simplemente no existe un cuerpo de pensamiento sobre el profesionalismo sanitario, ni está abierta ninguna línea de reflexión, algo a lo que Juan F. Hernández aspira a contribuir.

Con un estilo punzante y crítico (que probablemente moleste en algunos despachos, en una u otra orilla), el libro parece proponer un eje central basado en el análisis de la profesión de enfermería, pero al ir avanzando en la lectura se aprecia que se utiliza la enfermería como síntoma o evidencia de problemas y disfunciones más amplios en las políticas sanitarias: por ejemplo, saber que se cuenta con un vasto ejército profesional con una excelente formación, pero no permitir que ejerza la profesión hasta el límite de sus propias capacidades y competencias; y, lo que constituye una miopía mucho más grave, no atreverse a mirar fuera de nuestras fronteras y apreciar cómo se están desarrollando estructuras sanitarias en las que la enfermería se ha ido convirtiendo en el pivote central de unas reformas que las sitúan en condiciones mucho mejores para afrontar los retos de unas sociedades envejecidas donde la pluricronicidad incapacitante y las necesidades sociosanitarias complejas de sectores exponencialmente crecientes de la población suponen ya hoy una clara amenaza de colapso de los servicios de salud tal y como hoy los conocemos.

El problema básico es que las estructuras profesionales y los ‘mapas’ competenciales siguen perpetuando un modelo médico-céntrico que, si bien cumplió un extraordinario papel a la hora de configurar unos servicios sanitarios modernos orientados hacia el proceso agudo, se ha quedado absolutamente obsoletos a la hora de estructurar unos servicios crecientemente focalizadas en el paciente crónico. Sin embargo, las relaciones y equilibrios de poder en el ‘ecosistema’ sanitario, basadas antes en conveniencias que en convicciones, como dice el título de la obra, se perpetúan a los ojos de políticos, directivos, educadores y élites profesionales que prefieren mirar para otro lado para no cuestionar un confortable, aunque perverso, status quo basado en la inercia y no en la racionalidad.

El libro critica de manera especialmente ácida el papel de unas élites profesionales puramente utilitarias (extractivas, como se dice hoy), defensoras de cada función y cada tarea como si les fuera la razón de ser y hasta la misma subsistencia en ellas, sin una mínima visión estratégica de su misión y absolutamente ajenas a la alta responsabilidad –que va más allá de lo clínico- que las profesiones sanitarias tendrán que asumir en un momento en que existen graves amenazas para la supervivencia de una institución social tan importante como es el Sistema Nacional de Salud. Aunque, naturalmente, no todas las élites son iguales; no hay más que analizar las enormes diferencias entre unas élites corporativas médicas que han sabido ir soltando lastre y propiciando un cierto relevo generacional y sus contrapartes enfermeras, absolutamente obcecadas en el mantenimiento a ultranza en el poder de una gerontocracia ciega a toda luz y sorda a toda voz.


“Convicciones y conveniencias” se edita en formato electrónico, con dos propósitos: el primero, aprovechar el gran potencial de este tipo de formatos, incluyendo índices desplegables de acceso rápido, herramientas de búsqueda dentro de los textos y, sobre todo, los más de 500 hiperenlaces de acceso directo durante la lectura del libro (siempre que esté activo un acceso a la red), incluyendo los casi 200 que incluyen la posibilidad de descarga de documentos libres de derechos de autor, como artículos, dossieres, informes, piezas de legislación y jurisprudencia o material audiovisual. Y el segundo motivo, permitir a la amplia comunidad profesional de Hispanoamérica un acceso inmediato y sin costes adicionales de distribución al libro.

Puede seguir a leer las 10 razones por las que comprar el libro es algo más que disfrutar con una lectura amena y provocativa.

Pero si ya se ha decidido, puede pinchar en este banner para seguir el enlace directo a la compra:

Comprar ahora!